martes, 7 de febrero de 2017

4.feb.2017

Tiempo para pensar...
Tiempo para elegir un lugar,
Tiempo de espera...
Tiempo que a veces arrecia.
Tiempo para ser jóvenes,
la sangre hierve en mi pecho,
tiempo para el coraje ...
Coraje tambien para escuchar a los mayores.
Tiempo para elegir,
Tiempo para pensar
Tiempo para no dejarnos
robar el tiempo,
o dejarnos usar el tiempo
o dejarnos engañar el tiempo...
Tiempo para madurar,
Tiempo para regalar,
Tiempo para cambiar...
Lleva tiempo para darte cuenta
que el tiempo no es el problema,
Tiempo para amar
Tiempo para aprender a amar
Tiempo dilatado
Y el tiempo, que pausado te espera, hasta que bailes a su compás:
La sangre hierve en mi pecho...
Tiempo para ser jóvenes,
Tiempo que se escribe
aún cuando parecía parado.
Tiempo para vivir,
Tiempo que perder.

lunes, 23 de enero de 2017

Nos quedamos sin combustible

Justo antes de cerrar los ojos
tengo miedo de dónde despertaré.
Un instante y el cielo bajo mis párpados
envuelve todo cuanto ahora soy.

Nos quedamos sin combustible
de rebasar nuestras expectativas,
tirados, justo antes de cerrar los ojos,
recuerdo sobre la hierba mirando las estrellas
que entonces envolvían cuanto éramos.
Nos quedamos sin combustible,

sin destino,
casi detenido, el corazón susuraba latidos,
y pienso, antes de cerrar los ojos,
¿cuánto tardamos en hacernos mayores?
¿cuánto combustible queda por quemar?
ahora que el cielo cae bajo los párpados
sólo nos queda soñar.

y allí, sobre la hierba,
olvidé mis expectativas, simplemente
ardiendo en esperanza,
corrí hacia delante sin temer.
Al amanecer, el sol rebasa mis párpados,
una vez más, el corazón vivo.

Cojo aire,
prosigo mi camino.

jueves, 19 de enero de 2017

El frío en nuestros pies

Me pregunto qué pasa por tu cabeza,
cuando levantas la mirada en el autobús,
cuando inquieta, tu vida se vacía
en internet, un día más sin visitas.

Conoces como ese instante
al abrir los ojos
y ver que te zambulles en la realidad,
sin marcha atrás, caída libre.
Te cuerpo se hunde poco a poco, hasta los pies,
agua fría.

Y sabes que no es así.
Que hay algo más,
en ese instante, al levantar la mirada
(espero que no te encuentres con la mía),
sé que miras la vida de frente,
sin cristal, ni led, ni leches.

Te preguntarás,
si supieras que te estoy dedicando un poema,
qué hay de especial.
Me pregunto qué pasa por tu cabeza,
nada más,

que creo en ti, que yo también te veo,
sin solicitudes ni "me gustas".
Que comparto tu lucha, camarada,
volvamos al frente:
y poco a poco, llenemos nuestras vidas
con miradas y viajes en autobús,
yo puedo escribir poesías,
tú quedarte ahí, en el viejo asiento
y mirar la luz pasando
a través de las hojas de los árboles,
y para cuando levante la vista y te hayas marchado,
sepa que tenías razón,
que efectivamente hay algo más.


domingo, 15 de enero de 2017

Apuntes sobre un acorde


Entre la tierra, los pies tratando de salir
siento el horizonte latir desde dentro,
como si el destino ya estuviera marcado:
un lugar conocido, y a la vez
esas ganas de correr...

Dejé la incontinencia y el silencio
en segundo plano, como unas tarea pendiente,
la ropa gastada, y mis oídos abiertos:
no dejo de escuchar
el futuro como un viento en contra
al que esta inercia me empuja.
Nada más lejos de la realidad,
nada tan atrás, bajo la arena, mis pies luchando por salir.
Y en el silencio,
el futuro, o lo que nosotros creímos acerca del futuro,
peina la piel y pasa sin dejar rastro.

Esas ganas de correr y el destino atrás,
como una tarea pendiente,
como algo que dejé fuera.

Y cuando el viento sopla en contra
abro el pecho hasta el vientre.

viernes, 13 de enero de 2017

Libretas

Tantas libretas para terminar en ti.
Tantas canciones para repasar los acordes de siempre,
no siempre he sido de amaneceres,
pero me enamoré del fresco y la mañana
apareciendo descolocada, primero la aurora..
Como la vida,
tal vez no haya amanecido aún, tal vez sea la aurora
llamándome, en plural, llamándonos a volver a escribir,
a volver a las canciones, a las palabras de siempre,
a una amanecer distinto cada día, el cielo sobre nosotros dirá.
Yo, mirando, asombrado,
no siempre he sido de amaneceres.
Tal vez la vida amanece de vez en cuando, tal vez el sol aparezca tras el crepúsculo. No me extrañaría,
no siempre he sido de amaneceres.

Y cuando menos te lo esperas...
chan!

(No recordaba que los versos me los soplaban las canciones al oído)

martes, 12 de julio de 2016

Tal vez...

Tal vez...
Demasiadas imágenes,
demasiados "qué haría yo si..."
o "qué podrías hacer tú si..."
Demasiados textos,
la prosa pierde su sentido.
La poesia se esconde
mientras las palabras desaparecen
y queda como el vacío que se fue hace tiempo.
No,
la poesía mudó de las palabras
de las imagenes preciosistas
La poesía mudó de las personas que querían usarla
como moneda de cambio...
dejando un aroma que se esfuma.
Nosotros, desorientados.
Buscamos en uno y otro lugar, buscamos en los escombros,
buscamos en los libros pero la poesía se había ido
la poesía era vida
pero no cesé de leer,
no cesé de mirar al cielo por las noches,
por si aparecía en el centellear rojizo de las estrellas.
No cesé de preguntar
¿Dónde ha quedado?
Y por nostalgia, casi sin darme cuenta, volví a los renglones.
Volví a las rimas por sorpresa, entre los caminos,
en los atardeceres y amaneceres,
en la compañía y los libros pequeños.
En mis amigos.
Volver a creer, es como seguir el aroma de memoria
de una poesía que se fue,
de un amanecer soñado.
El aroma que de repente nos encuentra, sorprendidos
y vuelve a esconderse.
Lo imposible, y también lo posible,
lo máginco y lo más normal
lo más cotidiano
lo callado y lo ruidoso,
y tú con ello.
Volver a creer es como seguir en marcha,
y no dejar de buscar.




viernes, 24 de abril de 2015

trazos

garabatos sobre la piel,
trazos inciertos para definir
una vida en la incertidumbre,
     incertidumbre
grabada irreparablemente sobre la piel.

querría ser linea recta, decidida
querría ser una obra acabada,
pero, ¿qué gracia tendría?

esbozo temblorosamente cada pequeña fachada
cada pliego que la luz muestra
de una escultura como la vida
que poco a poco se resuelve,
poco a poco enmienda sus errores
y resalta sola, de entre todos los intentos fallidos,
como una pieza verdadera,

y tal vez su verdad está en el trazo tembloroso,
en la incertidumbre y la repetición,
en lo inacabado del proceso, tendente siempre al azar.
tal vez la obra acabada no exista,
tal vez necesitemos un nuevo vocabulario,

tal vez sólo somos trazos inciertos entrecruzados y a flor de piel,
grabados en el mundo sin posibilidad de vuelta atrás
(sin necesidad de vuelta atrás)
o tal vez la vida se va dibujando poco a poco,
sin la presión de acabar en un punto específico
lenta, pero decididamente sobre unas mismas creencias.

tal vez algún día tengamos la suficiente distancia para comprender
todos y cada uno de los trazos en su conjunto,
de las pequeñas y grandes decisiones,
de los borrones y las excentricidades
y quizá en eso consista la verdad, o la ciencia del vivir.