lunes, 29 de agosto de 2011

Raices



Ya vuelvo a casa.

Desgarradas las botas
pero curtidos los pies.
Heridas en las manos
Rastros de hojas
recortadas y escarpadas
como horizontes que crucé
bajo mares y montañas.
Estoy volviendo a casa.

Amanece, atardece
corro, vuelo, nado.
Tiempo ha que adelanté a Hermes
pero desgarré mis botas
y continué a pie.
Escribí, pero demasiado despacio,
así que tomé instantaneas.
Tome instantáneas, pero detuve el tiempo
así que escribí para dejarlo pasar.

Estoy volviendo a casa.

Irremediablemente.

Encontré la guitarra
pero no las notas
así que se la estampé al público
y hallé la esencia
del hundido y marginal rock n roll.

No quedan trompetas a las puertas
sólo quiero ver a mi reina
tras su velo de polvo.
Sé que aún me espera.
Una nueva era, una nuevo asalto.
Estoy volviendo a casa
y el riff sigue sonando.

Derrite el hielo y pulveriza la llama.
No hay actitud, de nada sirve la poesía
si no prende con mecha.

Estoy volviendo a casa
ahora visto con harapos
ahora tengo costras en la piel
ahora sé a qué sabe el fango
Ahora...vuelvo a casa!

1 comentario:

  1. Muy buena la parte de "ahora sé a qué sabe el fango". Si señor.

    ResponderEliminar